Al altar, en zapatillas

Aunque nos cueste creerlo, hoy las tendencias de moda para novias marcan que al altar se llega en zapatillas. Años atrás quedaron los infartantes tacos aguja, las plataformas altísimas y los brillos glamorosos, la comodidad gana terreno en el vestuario femenino y apuesta a quedarse entre nosotras alcanzando los looks más elegantes como los vestidos de novia.
Cuando Chanel presentó su colección de Alta Costura Primavera-Verano 2014, todos nos sorprendíamos con el nacimiento de un nuevo concepto dentro del diccionario de la moda: “el lujo deportivo”. El desfile llamó la atención porque las modelos más importantes del mundo lucían prendas refinadas de prêt á porter y alta costura combinadas con zapatillas, algo no visto hasta el momento y que sentó un gran precedente en la historia de la moda.

El séptimo arte también mostró indicios de esta tendencia en diversas ocasiones. En 1999 vimos a la audaz Julia Roberts promocionar la película “Novia Fugitiva” con un look nupcial que incluía un par zapatillas blancas, ideales para salir corriendo y huir de sus prometidos.

Otro guiño a la fusión del estilo casual con el lujo lo vimos en la película María Antonieta de Sofía Coppola, en la cual encontramos un par de auténticas Converse mezcladas con los espectaculares zapatos que Manolo Blahnik hizo especialmente para el film y que acompañan a la perfección el vestuario del siglo XVIII.

En la actualidad, elegancia y atletismo se dan la mano y ya no se excluyen. Esto sin dudas proporciona una gran tentación para las novias que buscan un look nupcial que les permita disfrutar de su fiesta de casamiento, verse espléndidas y sentirse fiel a su estilo sin estar obligadas a hacer equilibrio con un par de zapatos que no están acostumbradas a usar. Quien se animó a poner en práctica esta propuesta en su boda fue Serena Williams, para quien el calzado deportivo es parte de su profesión y define a la perfección su estilo. A la hora del baile la tenista optó por un vestido corto con breteles, bordado en la parte superior y con plumas en la pollera, que acompañó con un par de zapatillas blancas.

Si a vos también te gusta esta tendencia y querés llevarla en tu casamiento podés hacerlo de diferentes maneras. Para completar tu outfit podés elegir zapatillas de lona de un color bien fuerte como el amarillo o el rojo u optar por las clásicas blancas o rosas, con glitter o lisas, con cordones de tul o cinta rasada.

Tu novio te puede acompañar en la elección y encargar para los dos zapatillas personalizadas con la fecha del evento o alguna frase que los identifique y se arme cuando están juntos.

Si vas a tener damas de honor o armar un grupo con tus mejores amigas, podés sumarlas a la propuesta haciéndoles un par de zapatillas del mismo color para que estén cómodas y te acompañen durante toda la fiesta.

Y para las invitadas siempre está la opción de las chatitas de cotillón con brillo para sacarse los tacos y bailar sin parar.

By. Lic. Romina Grines

 

 

error: El contenido está protegido