Opciones para una boda kids friendly

Opciones para una boda kids friendly

Si están en medio de los preparativos para la boda y son de los que eligieron contar con
los más pequeños dentro de la lista de invitados, les proponemos algunos tips para que todos
puedan disfrutar el evento a pleno.

Una de las tradiciones más simpáticas que tienen los casamientos es elegir a un grupo de
pequeños niños para acompañar a la novia en el camino al altar en señal de buenos augurios y
deseos de procreación. Este cortejo estará integrado por los más chiquitos de la familia, sobrinos,
ahijados, hijos de amigos o sus propios hijos, que serán los encargados de entrar a la iglesia antes
que la novia tirando pétalos de rosas o llevando los anillos. Para vestirlos siempre es mejor elegir
telas suaves como algodón o lino y colores delicados como blanco o pasteles, las nenas con
vestidos cortos y adornos de cintas y flores y los nenes con pantalón, camisa y los que quieran
tiradores y moño. Una buena opción es agregarles una faja del color que va a predominar en la
boda.
En la fiesta, lo ideal es armar un espacio destinado exclusivamente a los niños, una especie
de kínder adonde ellos puedan estar juntos, jugar, comer, bailar y descansar supervisados por un
grupo de animadores que estén pendientes de todo lo que necesiten para que los papás puedan
relajarse y disfrutar. El mejor lugar para ubicar este área será lejos del ruido del salón de baile,
para que no se aturdan, pero cerca de las mesas de los padres para puedan verlos y acceder
fácilmente para atenderlos si fuese necesario.

Este sector debe estar organizado como si fuera un evento paralelo a la boda, con todo lo
que los chicos puedan necesitar para entretenerse y estar cómodos. Una excelente idea es colocar
mesas y sillas chiquitas, como las que hay en un cumpleaños infantil, para que ellos puedan jugar,
hacer actividades artísticas y comer.

El menú debe dejar de lado la comida elaborada e incluir opciones de finger foods como
sandwichitos, Frankfurt, rebozados de pollo, piononos o bocaditos cortados en pequeñas
porciones para que ellos mismos puedan servirse. De postre no pueden faltar unas divertidas
paletas heladas, alfajores de maicena, galletas de sus personajes preferidos, chupetines, gomitas y
golosinas. Para tomar es mejor no servir gaseosas por su alto contenido en azúcar y porque si por
accidente algún niño se vuelca un vaso se puede machar la ropa, es preferible darles jugos
naturales que son más sanos y coloridos, quedan bárbaros servidos en vasos transparentes con
sorbetes de colores.

Teniendo en cuenta la edad de los invitaditos se pueden organizar distintas actividades
para entretenerlos. Si hay bebés se puede armar una plaza blanda sobre un piso de goma con mini
toboganes, pelotero, juguetes de goma, encastres y libros de tela. Es importante que en este
sector no haya demasiado ruido y disponer de almohadones y cunitas para que ellos puedan
alimentarse y descansar.
Para los niños a partir de los 2 años es fundamental que haya variedad de actividades para
que vayan rotando hasta encontrar el lugar que más le guste a cada uno, puede haber espacios
con juegos, dedicados al arte, a bailar, a sacarse fotos, etc. Otra alternativa que a los chicos les
encanta es regalarles un burbujero para que se diviertan haciendo y atrapando burbujas cuando
ingresan los novios al salón o a la hora del baile.

En el sector destinado al arte no pueden faltar elementos como cartulinas, cintas, papeles,
tijeras y pegamento con los que los niños puedan crear libremente y hasta hacer sus propios
accesorios de cotillón como máscaras, corbatas y gorros. También debe haber lápices, ceritas y
fibras para pintar y dibujar en hojas blancas, de color o en el mismo mantel, incluso se pueden
imprimir imágenes de elementos que tienen que ver con una boda para que las pinten.

Como a los más pequeños les gusta mucho disfrazarse y sacarse fotos se puede montar un
photoshoot exclusivo para ellos con disfraces de princesas y super héroes, sombreros, anteojos,
máscaras y carteles con inscripciones como “Yo estuve en la boda”, “vivan las bodas kids friendly”,
etc.

Si el evento es al mediodía y al aire libre se puede simular un campamento en el que los
chicos jueguen a ser niños exploradores y aprovechar las mismas carpas para comer y dormir la
siesta cuando ya estén cansados, una alternativa que seguro les va a encantar!! Si el festejo es por
la noche, lo ideal es armar un cine en un rincón con almohadones y frazaditas en el que puedan
ver su peli preferida y quedarse dormidos hasta la hora de irse.

 

By: Lic. Romina Grines

error: El contenido está protegido